MIRAR AL PASADO PARA PONER RUMBO AL FUTURO

Una historia legendaria con muchas páginas por escribir.

Empezamos a fabricar automóviles en 1927, ante la evidencia de que ningún fabricante diseñaba vehículos lo bastante resistentes y seguros para las carreteras de Suecia. Desde entonces hemos introducido decenas de innovaciones, algunas de las cuales han transformado el mundo. Y este compromiso es el que nos impulsa a continuar trabajando para seguir encontrando ideas brillantes.

Los modelos, al detalle

Desde el primer vehículo de Volvo Cars, el ÖV4, al que llamamos familiarmente "Jakob", hemos utilizado siempre los mejores materiales para crear unos modelos reconocidos todos no sólo por su resistencia, sino también por una calidad excepcional.

Ve nuestros modelos clásicos

Décadas de innovación

Algunas de nuestras innovaciones han cambiado el mundo, en sentido literal. Así, por ejemplo, se estima que la introducción del cinturón de seguridad de tres puntos en 1959 por Nils Bohlin ha podido evitar un millón de víctimas mortales. Y nuestra sonda Lambda, que redujo las emisiones en hasta un 90 %, forma parte hoy de casi todos los coches del mundo.

Más sobre nuestras innovaciones

El factor humano

Somos una marca hecha por y para las personas, como las que han contribuido a convertir Volvo Cars en lo que es hoy, desde Assar Gabrielsson y Gustaf Larson, fundadores de la empresa en 1927, hasta el diseñador Pelle Petterson, creador del legendario P1800.

Espíritu competitivo

Cuando los fans de la marca descubrieron que los Volvo eran duros como rocas, empezaron a usarlos en rallies, hasta que, en 1965, un PV544 conquistó una prueba tan exigente como el Rally Safari. Tras esta gran victoria, un 122S Amazon se hizo con el triunfo en el Rally Acrópolis de ese mismo año. Y en 1994, Volvo Cars sorprendió al mundo del motor de competición al convertirse en el primer equipo oficial en competir con un familiar, el 850.

Volvo y el cine

La imagen de los propietarios de modelos Volvo, especialmente en Norteamérica, suele asociarse a personas con inquietudes intelectuales, cultas y sofisticadas. De hecho, así se refleja también en el cine. En “La joya de la familia”, por ejemplo, una comedia ambientada en Nueva Inglaterra, casi todos los miembros de una adinerada familia tienen un Volvo. Y en “La huella del silencio” y “El informador”, dos películas con grandes dosis de intriga, los protagonistas conducen sendos familiares Volvo. ¿Y quién no recuerda el fantástico P1800 blanco que aparecía en “El santo”, la legendaria serie británica?