Estilo de vida

Una forma única de conectar a la gente

Antiguamente era mucho más difícil conectar a la gente que ahora. Hacía falta ingenio, valor y mucha mano de obra. Vamos a explorar el canal de Göta, la forma más antigua y ambiciosa de que la gente estuviera conectada en Suecia.

 

1/2

Acercando a los suecos

Hace 500 años, el obispo Hans Brask propuso construir un canal que atravesara Suecia y uniera Gotemburgo en el oeste con Estocolmo en el este. Esta ambiciosa vía fluvial no solo abriría valiosas rutas comerciales en el país, sino que ayudaría a la gente de distintas partes de Suecia a estar en contacto con los demás. 

Construido entre 1810 y 1832, el Canal de Göta fue uno de los mayores proyectos de ingeniería realizado en Suecia hasta entonces. Cuando se terminó, su longitud era de 190 km e hicieron falta unos 60.000 hombres para construirlo; aunque parezca increíble, esos forzudos cavaron la extraordinaria distancia de 87 km de canal a mano. No es sorprendente que esta maravilla de la ingeniería haya sido elegida la estructura sueca del milenio. Durante el siglo XIX, el Canal de Göta siguió siendo una importante ruta comercial. Sin embargo, ahora es más conocido como una de las principales atracciones turísticas de Suecia. Una de las mejores formas de conocer sus pintorescos meandros no es timón en mano, sino desde el sillín de una bicicleta.

 

En camino

Una vez aparcado tu vehículo y sacado las bicis del portabicicletas, ha llegado el momento de cambiar de marcha y de dejar el mundo del motor por el momento. En las orillas del Canal de Göta encontrarás 87 km de antiguos caminos de sirga, que ahora son la ruta ideal para pasar un día de ciclismo tranquilo, sin preocupaciones ni vehículos a la vista. A lo largo del canal hay zonas para merendar, cafés, obras de arte, edificios y monumentos históricos. Pero la principal atracción es el propio canal y el magnífico paisaje sueco que lo rodea. Vamos a ponernos en marcha para ver algunas de las principales atracciones de su recorrido.

 

Sjötorp

Este pintoresco puerto se encuentra junto a una playa idílica, por lo que es un lugar perfecto para pasar un buen rato y empaparse de su ambiente típico y de sus bellos alrededores. Para los apasionados de la historia aquí hay una mesa de piedra en la que, según dicen, el 23 de septiembre de 1822 el Rey Karl XIV Johan, Rey de Suecia y de Noruega, celebró la inauguración de la parte occidental con un desayuno. 

Unas cuantas esclusas más adelante encontramos la casa de piedra del guardaesclusas construida en torno a 1810 con una forma muy curiosa. Aquí también hay una gran piedra rúnica con forma de enebro, que tiene más de mil años. La sensación de estar siempre rodeado de monumentos históricos de Suecia es una de los singularidades del Canal de Göta.

 

En el año 2007, para conmemorar el 175 aniversario del canal, se inauguró en Sjötorp una gran escultura titulada «Peldaños de agua», obra del artista Bengt Olson. La escultura es un homenaje a las personas que excavaron el Canal de Göta entre 1810 y 1832.

 

Töreboda

Una de las siguientes paradas del recorrido es el pueblecito de Töreboda, al que se entra por el puerto náutico, donde encontrarás un camping con cabañas de madera y una piscina al aire libre. Desde Töreboda puedes hacer una travesía en el Lina, el ferry más pequeño de Suecia. Lina empezó siendo el hobby de un maquinista de tren jubilado que trasladaba a los pasajeros en un esquife (un bote de remos para una persona). En los años 40 del siglo pasado, el municipio de Töreboda se hizo cargo del ferry y conservó este modo especial de transporte público como un entrañable homenaje al pasado. 

Al salir de Töreboda se cruza el canal por el puente corredizo de Rotkilen. A partir de aquí hay un tranquilo recorrido de 5 km por bellos paisajes bucólicos antes de llegar al siguiente puente en Jonsboda.

 

Vassbacken

Desde Jonsboda se llega a Vassbacken, un oasis en medio del campo. Vassbacken fue en su día un importante lugar de transbordo, pero hoy encontrarás un café, un camping y un albergue. La antigua casa de correos de Vassbacken se ha convertido en un pequeño museo a cargo de la Asociación de historia local.

 

El final del viaje

Después de Vassbacken solo quedan 5 km para llegar a Tåtorp, la meta del camino. La última parte del recorrido no se parece en nada a lo que has visto en el resto del viaje. El paisaje se caracteriza por sus frondosos bosques y colinas onduladas, altos helechos que cubren las orillas del canal, donde abundan deliciosos arándanos azules y rojos. 

En cualquier momento del viaje puedes tener la suerte de ver uno de los tres grandes barcos de color blanco que surcan el canal entre Estocolmo y Gotemburgo. Estos tres barcos —M/S Juno, Wilhelm y Diana— se construyeron especialmente para navegar por el Canal de Göta, y el más antiguo es de 1874. Todos los barcos se consideran patrimonio nacional, así que mantente ojo avizor porque puedes estar contemplando una parte de la historia de la navegación sueca. 

El Canal de Göta es una forma única y extraordinaria de conocer Suecia y el verano sueco. Todo lo que necesitas es tu Volvo, tu bici, un portabicicletas y el deseo de aventura. ¡Feliz recorrido en bicicleta!

 

Portabicicletas de Volvo Cars

Llevar una bicicleta puede añadir una dimensión completamente nueva a tu viaje o vacaciones en familia. A medida que crece el interés de la gente por el ciclismo y la aventura en terrenos sin asfaltar, también aumenta la necesidad de un portabicicletas que te lleve a ti y a tu bici donde quieras de forma segura y con estilo.

 

Portabicicletas, en la bola de remolque, 2 bicicletas

Este moderno portabicicletas montado en la bola de remolque está diseñado para transportar dos bicicletas con seguridad. Gracias a la menor altura de carga resulta más fácil colocar las bicicletas, mientras que la función de inclinación controlada con el pie permite acceder al maletero incluso con las bicicletas montadas. El portabicicletas tiene además una función de doble bloqueo que primero fija las bicis al portabicicletas y después este último al vehículo. También existe un portabicicletas Volvo Cars montado en la bola de remolque con capacidad para 3-4 bicicletas.

 

 

Portabicicletas, en la bola de remolque para bicicletas eléctricas

Este portabicicletas se ha diseñado especialmente para transportar fácilmente bicicletas eléctricas. Está equipado con una función de inclinación inteligente que se controla con el pie y facilita el plegado del portabicicletas si hay que abrir el maletero. El portabicicletas puede complementarse con una rampa desmontable que facilita la carga y descarga de las pesadas bicicletas eléctricas.

 

Portabicicletas, fijación del cuadro, aluminio

Este portabicicletas de aluminio con fijación del cuadro tiene un diseño moderno y dinámico. Las fijaciones del cuadro y de la rueda colocan la bicicleta automáticamente al montarla, un robusto soporte garantiza que la bicicleta se mantenga siempre de pie y el suave acolchado reduce el riesgo de dañar el cuadro. El bloqueo y el ajuste pueden hacerse cómodamente a la altura del techo, mientras que la doble función de bloqueo asegura las bicis en el portabicicletas y este último al vehículo.

Ver aquí todos los accesorios Volvo