Estilo de vida

La cara del futuro

Sencillo, puro y elegante, el primer reloj diseñado por Volvo Cars es un ejemplo de clásico diseño escandinavo.

 

Septiembre 2017

Al igual que un vehículo, un reloj es una obra de ingeniería y diseño. «No basta con diseñarlo», dice Petter Hillinge, el diseñador de Volvo Cars responsable de crear el primer reloj de la marca. «Un reloj primero se construye y luego se diseña. Hay que crearlo por capas, dependiendo del movimiento interior y de la forma en que la correa se va a unir al reloj. Es lo que realmente define su aspecto y su construcción». 

Ese fue el punto de partida del equipo de diseño de Volvo Cars. En contraste con las recientes tendencias de esferas muy grandes, Thomas Ingenlath, vicepresidente de diseño de Volvo Cars y ávido coleccionista de relojes, quería una esfera pequeña para crear un reloj sofisticado. «Los relojes son cada vez más pequeños, no más grandes», dice Petter. «Su tamaño ha ido creciendo, pero ahora esta tendencia se está invirtiendo, por lo que queríamos crear algo más ligero y elegante». Ingenlath también quería el máximo detalle, pero sin grandes complicaciones, y que el reloj fuera unisex.

El resultado es un reloj indudablemente sueco, minimalista sin resultar frío, con detalles elegantes que no sobrecargan el diseño. Un contraste audaz entre la caja, la esfera y las agujas aporta interés sin plantear conflictos. Los detalles son rotundos, quedando reducidos a la mínima expresión — otro elemento indispensable del diseño escandinavo — y dando una imagen nítida. Hay incluso un guiño a la nueva generación de Volvo Cars en el dibujo de rombos de la corona del reloj, que repite el motivo que decora la palanca de cambios en los vehículos de la serie 90. 

 

«Los relojes son cada vez más pequeños, no más grandes. Queríamos crear algo más ligero y elegante».

 

PETTER HILLINGE

Diseñador de Volvo Cars

Para reducir la impresión del tamaño de la caja, el equipo de diseño añadió una suave curva en toda su circunferencia, desplazando visualmente hacia dentro el borde de la caja. Si las miras detenidamente, observarás que las agujas tienen un diseño cónico muy suave —un elemento de los relojes clásicos — que ayuda a aligerar la esfera.

Los colores y materiales naturales son una parte fundamental del diseño escandinavo. La correa es de cuero sueco, teñido con tintes vegetales. El teñido vegetal es un proceso más delicado que el teñido con cromo, aporta un acabado suave y natural que envejece con elegancia creando una pátina cuyo aspecto cambiará con el uso del reloj.

«Hemos creado un objeto inconfundible, escandinavo y útil», dice Petter sobre el reloj ya terminado. «Es un objeto muy bello del que estamos orgullosos». 

Descubre la gama completa

Visita la colección Volvo Car Lifestyle