Estilo de vida

La última validación

Cuando compras un vehículo, no puedes saber con un 100% de seguridad qué sensaciones vas a tener en la carretera. ¿O sí? Gracias a ingenieros de validación de Volvo Cars como Peter Hellgren, puedes estar seguro de que tu experiencia va a ser tal como esperabas.

 

Comienza el viaje

Es una fresca mañana de octubre y estoy a las puertas de la fábrica de Volvo Cars en Gotemburgo, Suecia. Vehículos Volvo de todas las gamas, tamaños y colores se extienden hasta donde alcanza la vista. Es como llegar a una ciudad fundada y habitada exclusivamente por fanáticos de Volvo. Vengo a ver a Peter Hellgren. Peter lleva trabajando como ingeniero de validación en Volvo Cars más de 20 años y hoy, junto a otros dos compañeros suyos vamos a hacer una expedición de validación en la que se van a probar tres nuevos Volvo de la serie 90. Antes de empezar, ¿qué hace exactamente un ingeniero de validación? 

«La validación es una cuestión de sensaciones», explica Peter. «Analizamos y probamos el vehículo en cada una de las fases del proceso de desarrollo para asegurarnos de que transmite la sensación adecuada. Se trata de cumplir las expectativas de los clientes a nivel emocional». En resumen, el trabajo de Peter consiste en probar desde los prototipos hasta el modelo de fábrica para asegurarse de que el vehículo ofrezca todo lo que se promete en la descripción del producto.

 

1/2

La expedición se pone en marcha

Peter y yo abrimos camino en un flamante V90 mientras que Thomas y Bengt, los otros ingenieros de validación, nos siguen en dos impresionantes y nuevos S90. El motivo del viaje es que los tres vehículos hagan un último ejercicio antes de embarcarse en una expedición de dos semanas en las que Peter, Thomas y Bengt realizarán trabajos de validación por toda Europa, desde el soleado sur de Francia hasta las impresionantes alturas de los Alpes italianos. Hoy vamos a ir hasta Bohuslän, una provincia situada en el extremo norte de la costa occidental sueca. Quizás no suene tan exótico como ascender los Alpes o conducir por la Autobahn, pero cuando se trata de validar un vehículo nuevo, cada expedición puede enseñarte algo. 

Una expedición típica consta de un convoy de cinco vehículos y los conductores utilizan walkie-talkies para estar en contacto y comparar sus opiniones sobre el funcionamiento del vehículo. Peter ha participado en expediciones por todo el mundo y cada una de ellas está pensada para probar el comportamiento de distintos aspectos del vehículo en diferentes climas, altitudes y entornos. Por ejemplo, ¿qué se siente al manejar el vehículo bajo el calor abrasador de Marsella? o ¿cómo afectan las temperaturas bajo cero del norte de Suecia al comportamiento de los limpiaparabrisas?

 

«Esto es lo que va a experimentar el cliente cuando compra el vehículo, así que debemos experimentarlo de la misma manera». 

 

PETER HELLGREN

INGENIERO DE VALIDACIÓN DE VOLVO CARS

Diseñar desde la perspectiva del conductor

«Cuando hablamos de validación, siempre valoramos el vehículo subjetivamente», comenta Peter mientras recorremos la E6 hacia Stenungsund. «Pero nunca decimos "creo que", sino "Estos son mis resultados y los motivos que hay detrás de ellos". Al terminar cada día comentamos juntos los resultados y calificamos de uno a diez las partes del vehículo que hemos probado. Si una parte del vehículo recibe dos calificaciones muy distintas, comentamos a qué puede deberse». Pero, ¿quién decide lo que Peter y sus colegas deben buscar? 

«El tipo de pruebas que realizamos depende del tipo de vehículo que Volvo quiera desarrollar», dice Peter. «Recibimos el encargo de desarrollar un vehículo con determinadas características, por ejemplo, una conducción dinámica. Interpretamos ese encargo desde la perspectiva del conductor para ver si es factible». Cada encargo de un nuevo Volvo conlleva diferentes exigencias de distintos departamentos de la empresa. Por ello Peter y su equipo deben colaborar estrechamente con cada uno de los departamentos para encontrar el equilibrio adecuado de prestaciones y asegurar que el vehículo funciona en su conjunto. 

 

Encontrar la combinación adecuada

El equipo de validación de Volvo Cars está formado por 15 ingenieros expertos en distintas áreas. Según Peter, esta combinación de competencias es clave para un buen trabajo de validación. «Es importante que seamos diferentes y que podamos ver las cosas desde distintas perspectivas. Pero debe haber un equilibrio entre los miembros del equipo así como tener la experiencia y los conocimientos adecuados». 

Además de comprobar el hardware del vehículo, Peter y su equipo deben probar el software. Esto puede llevar bastante tiempo, ya que los vehículos actuales llevan más software que nunca. En Volvo Cars hay laboratorios de pruebas donde se ejecutan los distintos tipos de software para comprobar que todo funcione. Aquí los ingenieros de validación pueden probar el funcionamiento de los botones y la sensación que proporcionan cuando se manejan en situaciones reales. Es decir, se trata de combinar lo técnico y lo táctil. 

Otro factor importante en el trabajo de Peter es comprender en qué medida las diferentes culturas pueden afectar a la forma de conducir y ser capaz de validar un vehículo desde la perspectiva de una cultura en particular. Por ejemplo, cuando Peter tiene que validar un vehículo que se va a vender en China, debe hacerlo desde la perspectiva de un conductor chino. Para aprender las distintas culturas de conducción, Peter ha recorrido todo el mundo: tan solo el año pasado recorrió más de 80.000 kilómetros en China. Siento curiosidad por saber cómo es la cultura de conducción en Suecia y entonces me responde sonriendo: «En Suecia respetamos a los otros usuarios y las normas». 

 

1/2

Exactamente así

Después de conducir casi una hora, ha llegado el momento de cambiar de vehículo. Nos montamos en el S90 R-Design negro y salimos de la autopista para recorrer algunas carreteras comarcales llenas de curvas. A diferencia de la autopista, conducir por estas estrechas carreteras es más complicado, como demuestra la increíble cantidad de huellas de neumáticos en la carretera. Claro que no todo el mundo conduce tan bien como Peter. Supera sin esfuerzo la interminable sucesión de curvas cambiando de marchas sin dejar de sonreír. «Esta caja de cambios es muy cómoda», dice. Es el momento en que el esfuerzo realizado cobra sentido y el vehículo transmite exactamente la sensación que debe transmitir. «¿Sabías que allí arriba vive un granjero que cría camellos?», me pregunta Peter señalando una granja en la colina. Con esta información inesperada dejamos atrás las carreteras comarcales para regresar a la autopista y seguir hacia Bohuslän. 

«El resto de la expedición nos lleva a atravesar pueblos, tierras de labor y, por último, al pintoresco pueblo pesquero de Hunnebostrand. Aquí Peter, Thomas y Bengt examinan los motores y comentan los resultados del viaje hasta ahora. Después, tras un rápido paseo por la orilla para admirar las vistas y tomar el aire, el convoy de Volvo debe regresar a casa. En el camino de vuelta a la fábrica de Volvo Cars, le pregunto a Peter si siempre está en modo de validación o si puede desconectar en algún momento. «No, contesta riendo, siempre estoy en modo de validación». «Empiezas a validar todo, desde el sofá que vas a comprar hasta el teléfono móvil nuevo». 

Así que la próxima vez que subas en tu vehículo y te parezca que todo funciona tal como esperas, recuerda que no es por casualidad. Personas apasionadas como Peter han trabajado sin descanso, en todo tipo de condiciones, para garantizar que tu Volvo responde tan bien como debe.