Pesca de langostas en Suecia

Un día en el mar

El agua limpia y fria ha convertido a la localidad sueca Grebbestad en un paraiso de amantes de mariscos. Saca las ollas y prepárate a descubrir el lugar de la pesca de langostas tradicional sueca.

Si te apetecen langostas, siempre tienes la opción de acudir a tu supermercado local o pedirlos en el restaurante. Sin embargo, zarpar a vela y de repente encontrarse a uno mismo en un fuerte temporal puede llegar a ser una experiencia única.

Disfrutando de la paciencia

Hoy en día, parece que muchos se toman el tiempo en aprender como hacer las cosas de una manera tradicional. Puede que tardes más pero la recompensa vale la pena. Teniendo esto en cuenta decidimos salir a mar abierta para probar la pesca de langostas al estilo tradicional. Descubrimos el placer de tener paciencia. 

"Vivir en este entorno y poder desconectar es un verdadero lujo. No importa si el viento está silbando o si la lluvia cae con gran intensidad."

Evert's Boathouse ha ocupado el mismo lugar desde hace 150 años. El viento azota las olas causando un movimiento intenso- casi como si nos estuvieran llamando para que nos unamos. El pescador Lars Karlsson no se preocupa del estallido de las olas y el mar intenso mientras él evita los acantilados de granito, dejando la tierra y el embarcadero muy atrás. Lars consiguió su primer barco cuando sólo tenía siete años de edad, por lo que ya está acostumbrado a las condiciones metereológicas.

"Tienes que respetar el mar y ser consciente de sus peligros", comienza Lars, quien junto con su hermano Per, lleva Evert's Boathouse. 
"A medida que te alejes de la tierra puede parecer tranquilo y claro, pero puede cambiar rápidamente. Cuanto más mayores se hagan las langostas, más se quedan al fondo del mar y se esconden en cuevas rocosas. Esto dificulta la pesca y la puede volver más peligrosa."

"Realmente vivir en este entorno, tener acceso al mar y ser capaz de simplemente desconectar cuando quieras es lo que yo considero un lujo verdadero. A mí me da igual si el viento silba o la lluvia cae con gran intensidad. Además, en el embarcadero tengo la oportunidad de conocer y hablar con gente de todo el mundo. Son personas que están interesadas en la tradición y la artesanía, y hacer las cosas de una manera tradicional. Me encanta cuando la gente quiere venir y compartir la experiencia. Este respeto por las tradiciones del pasado me hace muy feliz ", dice Lars.

Nos encanta la artesanía

Respetando la tradición

Aprende más sobre nuestro origen.