Con la economía circular, Volvo Cars busca reducir las emisiones de CO² en toda su cadena de producción

Atrás
Noticias
Publicado 12:00 AM, May 19 2021
Economía circular para reducir emisiones de CO2

Volvo Cars tiene como objetivo reducciones de 2,5 millones de toneladas en las emisiones de carbono a partir de 2025, utilizando principios comerciales circulares.

Para respaldar el objetivo a largo plazo de la compañía de convertirse en un negocio circular para 2040, Volvo Cars creará materiales de ciclo cerrado de alta resistencia como el acero y el aluminio, así como la remanufactura, reparación, reutilización y restauración de piezas.

“Volvo Cars tiene uno de los planes climáticos más ambiciosos de la industria automotriz y, si queremos lograr nuestros objetivos, debemos adoptar la economía circular”, dijo Anders Kärrberg, director de sostenibilidad global de Volvo Cars. “Esto requiere que reconsideremos todo lo que hacemos y cómo lo hacemos. Ponemos un gran enfoque en integrar la sostenibilidad en la forma en que pensamos y trabajamos como empresa, y lo estamos haciendo tan importante como la seguridad siempre lo ha sido para nosotros”.

Para convertirse en un negocio circular para 2040, Volvo Cars está convencido de que todas las partes de sus automóviles deben diseñarse, desarrollarse y fabricarse para ser utilizadas y reutilizadas, tanto por la empresa como por sus proveedores.

Al enfocarse en la eficiencia de los recursos y retener el valor creado en los materiales y componentes durante el mayor tiempo posible durante el ciclo de vida, la empresa busca optimizar el uso de materiales, componentes y automóviles y eliminar el desperdicio en el proceso. Esto conducirá a ahorros financieros y nuevas fuentes de ingresos, además de reducir significativamente nuestro impacto ambiental.

Por cierto, Volvo Cars refabrica piezas como cajas de cambios y motores para hacer un mejor uso del material y reducir las emisiones. En 2020, se remanufacturaron alrededor de 40.000 piezas, lo que ahorró casi 3.000 toneladas de emisiones de CO². Para 2025, Volvo Cars apunta a más del doble de su negocio de refabricación. Para garantizar que el material valioso se pueda mantener en circulación, la empresa recicló el 95% de sus residuos de producción el año pasado. Esto incluyó 176.000 toneladas de acero, lo que impidió la generación de casi 640.000 toneladas de CO².

En 2020, Volvo Cars se convirtió en miembro de la Fundación Ellen MacArthur, que es la red de economía circular líder en el mundo.

“Damos la bienvenida al compromiso de Volvo Cars de diseñar, desarrollar y fabricar sus productos para su uso y reutilización. Es muy alentador ver la conexión que se establece entre las soluciones circulares, la estrategia comercial y la reducción de las emisiones de carbono”, dijo Joe Murphy, líder de red de la Fundación Ellen MacArthur. “La economía circular ofrece a las empresas un marco para un crecimiento viable a largo plazo que también beneficia a la sociedad y al medio ambiente”.

Los nuevos modelos comerciales, como dar una segunda vida a las baterías de los vehículos eléctricos, son importantes desde una perspectiva comercial circular. Cuando se utilizan baterías en aplicaciones de almacenamiento de energía fuera de los automóviles, se pueden obtener nuevas fuentes de ingresos y ahorros de costos al tiempo que se extiende el ciclo de vida de las baterías.

Junto con proveedores y socios, Volvo Cars está explorando el potencial en aplicaciones de segunda vida para sus baterías de alto voltaje. Un ejemplo actual es la colaboración con BatteryLoop, una empresa sueca del Stena Recycling Group que reutiliza baterías de la industria automotriz.

BatteryLoop y Volvo Cars utilizan baterías de automóviles Volvo electrificadas para un sistema de almacenamiento de energía con energía solar. A partir de abril, el sistema alimentará estaciones de carga para coches eléctricos y bicicletas en el centro de negocios de la empresa sueca de salud e higiene Essity, en las afueras de Gotemburgo.

En un proyecto similar, Volvo Cars, Comsys AB, una empresa sueca de tecnología limpia, y Fortum, una empresa energética europea, participan en un proyecto piloto comercial. El objetivo es aumentar la flexibilidad de suministro en una de las instalaciones hidroeléctricas de Fortum en Suecia, al tiempo que se contribuye a una segunda vida útil para las baterías de los vehículos eléctricos. Las baterías de los automóviles híbridos enchufables de Volvo servirán como una unidad de almacenamiento de energía estacionaria, lo que ayudará a proporcionar los llamados servicios de "equilibrio rápido" para el sistema de energía.

A través de estos y otros proyectos, Volvo Cars está investigando cómo envejecen las baterías cuando se reutilizan en aplicaciones de segunda vida que tienen ciclos significativamente menos agresivos en comparación con el uso en el automóvil. También permiten a la empresa obtener más información sobre el valor comercial de las baterías después de su uso en automóviles e identificar posibles flujos de ingresos futuros.