UN FUTURO MÁS SEGURO

Volvo Cars desplegará cámaras en el auto e intervendrán contra la intoxicación y la distracción.

Revelamos un nuevo paso en nuestra misión de acabar con las muertes en nuestros autos al abordar los problemas de intoxicación y distracción, además del exceso de velocidad que pretendemos contribuir a combatirla con un límite de velocidad máxima.

Para nosotros, la intoxicación y la distracción deben abordarse instalando cámaras en el automóvil, además de otros sensores que monitoreen al conductor, permitiendo que el auto intervenga si el conductor está claramente intoxicado o distraído, no responde a las señales de advertencia y corre el riesgo de sufrir un accidente.

Esa intervención podría implicar limitar la velocidad del automóvil, alertar al servicio de asistencia Volvo On Call y, como último paso, reducir la velocidad y estacionar el automóvil de forma segura.

"Cuando se trata de seguridad, nuestro objetivo es evitar accidentes por completo, en lugar de limitar el impacto cuando un accidente es inminente e inevitable", dice Henrik Green, Vicepresidente Senior de Investigación y Desarrollo de Volvo Cars. "En este caso, las cámaras monitorearán el comportamiento que puede provocar lesiones graves o la muerte".

Ejemplos de tal comportamiento incluyen una falta completa comandos de dirección por períodos prolongados de tiempo, los conductores que son detectados con sus ojos cerrados o mirando fuera de la carretera por períodos prolongados y movimientos extremos a lo largo de las vías, entre otros.

La introducción de las cámaras en todos nuestros modelos comenzará en la próxima generación de la plataforma escalable de vehículos SPA2 a principios de 2020. Los detalles sobre la cantidad exacta de cámaras y su posicionamiento en el interior seguirán en una etapa posterior.