Medio Ambiente

Nos mueve el medio ambiente

VOLVO CARS Y CASA LAS CUJAS SE UNEN PARA LIMPIAR EL MAR DE ZAPALLAR

Junto a Casa Las Cujas de Cachagua y Tiempo de Fondo Zapallar, realizamos por primera vez la limpieza de mar en el sector de la caleta de Zapallar, con el objetivo de contribuir con el medio ambiente. En esta ocasión, participaron de la actividad un grupo de amigos de la marca y medios de comunicación quienes el 18 de enero se sumergieron en el mar con resultados positivos. Así lo cuenta Eduardo Silva, periodista del medio online http://outsideonline.cl.

Contento con el desempeño del auto que Volvo le entregó para disfrutar de la experiencia, un modelo V90 Cross Country, Eduardo se deslizó por la carretera de Santiago al litoral central sin inconvenientes. Disfrutando de las comodidades del auto, describió su viaje como totalmente placentero y seguro, lo que se sumaba a la excelente atención que recibió por parte de quienes le entregaron el auto.

A las 10:30 y el grupo ya estaba reunido. Ocho buzos con certificación PADI, lo esperaban para comenzar. Luego de una breve charla de bienvenida que tenía como objetivo explicar la actividad, se dio paso a un detallado instructivo técnico que pretendía dar consejos y preparar a quienes se iban a sumergir. A las 11:00 ya estaban todos embarcados y listos para zarpar.

“Yo tenía la opción de hacer snorkel, sin embargo, me recomendaron que no lo hiciera, porque las temperaturas estaban muy bajas y el mar estaba muy picado, así que preferí vivir la experiencia desde arriba del bote” cuenta Eduardo. “Nos embarcamos y desde la popa yo iba ayudando en lo que podía: moviendo estanques, acatando órdenes del capitán. Una vez que estuvimos más lejos de la costa, partió la fiesta”.

Aunque una fiesta no muy alegre como relataría luego el mismo periodista. A pesar de que el radio de limpieza no era muy grande, la sorpresa que se llevaron al sumergirse, sí lo fue. “De repente, aparece uno de los buzos con una rueda de auto en brazos. Lo peor de todo es que después aparecieron dos más y un poco más allá, salió otro con una carretilla. Era muy impactante el tamaño de las cosas que iban saliendo, porque no eran más de 500 metros desde donde partimos”, cuenta impresionado Eduardo Silva.  

Una vez terminada la tarea, los buzos lograron contar casi 200 kilos de basura, entre ruedas, carretillas y mucho plástico. Como recompensa, el restaurante Las Cujas los esperaba con un rico almuerzo que sirvió para compartir impresiones y reflexiones acerca de lo que habían vivido y de las posibles soluciones que se pueden aplicar para enfrentar este grave problema global.

“La tarea de ellos fue muy inspiradora y creo que la apuesta de la marca es muy buena, porque puede gatillar que más empresas o instituciones se motiven con estas actividades y al final lograr una cultura como país que pueda detener este daño que le causamos al planeta”, aseguró Silva.