Recomendaciones para conducir

Planifique su conducción

Actualizado 7/23/2018

Es importante planificar cuidadosamente la conducción con el motor eléctrico para obtener el mayor kilometraje posible.

Aproveche el motor eléctrico tanto como sea posible:

  • Averigüe dónde hay estaciones de carga.
  • Elija, a ser posible, aparcamientos con estaciones de carga.
  • Adapte el consumo de combustible con el acelerador y aproveche así las ventajas del motor eléctrico.

Advertencia

Tenga en cuenta que el automóvil no emite ningún sonido de motor cuando funciona solamente con el motor eléctrico, por lo que puede ser difícil de percibir para niños, peatones, ciclistas y animales. El peligro es mayor a baja velocidad, por ejemplo, en aparcamientos.

Nota

Acostúmbrese a iniciar siempre la marcha con la híbirda completamente cargada.

Técnica de conducción

El motor eléctrico funciona como motor y como generador. Al frenar, se aprovecha la fuerza de frenado para cargar la batería híbrida. Se recupera así energía que de lo contrario se habría perdido en forma de calor.

Le ofrecemos algunos consejos para reducir el consumo de corriente (y ampliar así la autonomía) sin aumentar el tiempo de viaje ni disminuir el placer al volante.

  • No mantenga parado el automóvil en una cuesta con el pedal de acelerador. Utilice el freno de servicio.
  • Aproveche el freno de motor y pise el freno de servicio con suavidad para reducir la marcha. Esto carga la batería híbrida y prolonga la autonomía eléctrica.
  • Conducir a alta velocidad aumenta considerablemente el consumo de corriente debido a la resistencia de aire. Si la velocidad se duplica, la resistencia de aire aumenta 4 veces.
  • Mantenga el automóvil de forma periódica. Siga los intervalos de revisión recomendados por Volvo.
  • Remolcar otro vehículo consume mucha electricidad. Utilice el modo AWD. Se carga así la batería híbrida y mejora la maniobrabilidad y la estabilidad en carretera del vehículo, véase Sistema de propulsión - modos de conducción.

Temperatura ambiente

El motor eléctrico, el sistema electrónico y las baterías funcionan de forma óptima a una temperatura aproximada de 25 °C. Cuando el automóvil está conectado a una toma de corriente, éste se acondiciona hasta alcanzar su intervalo de temperatura ideal. Si el automóvil se arranca a baja temperatura o se sale de los límites de temperatura permitidos durante la conducción, el sistema pone en marcha de forma automática el calefactor accionado por combustible y a veces el motor de combustión para calentar los componentes. Si la temperatura baja excesivamente, el automóvil puede conducirse con el motor eléctrico pero a menor potencia.

Del mismo modo, puede ser necesario enfriar el sistema al conducir a alta temperatura.

Nota

Si la temperatura ambiente es extremadamente baja, estará siempre en marcha el motor diésel.

Dispositivos eléctricos

Cuanto más dispositivos eléctricos haya conectados en el automóvil (por ejemplo, estéreo, calefacción de las ventanillas, los retrovisores, los asientos, etc.), mayor es el consumo de energía.


¿Ha sido de ayuda?