Diseño

Potencia tras el diseño

Cuando la elegancia escandinava se combina con el dinamismo, el resultado es el nuevo Volvo S60. Robin Page, vicepresidente primero de diseño de Volvo Cars, explica cómo él y su equipo han diseñado un vehículo que celebra el placer de conducir.

POR GAVIN GREEN

Robin Page (izquierda), vicepresidente primero de diseño de Volvo Cars, explica los finos detalles del S60

«El S60 es un vehículo que celebra el placer de conducir de un modo genuinamente escandinavo», indica Robin Page, vicepresidente primero de diseño de Volvo Cars. «Conducirlo es divertido y transmite confianza y alegría sin ser agresivo».

Desde un punto de vista estético, el S60 es la interpretación más reciente del lenguaje de diseño sencillo y decidido de Volvo Cars, utilizado por primera vez en el SUV XC90. El nuevo S60 es la expresión más dinámica de este lenguaje de diseño.

«El S60 es un vehículo magníficamente equilibrado», afirma Robin. «Ofrece confort, sofisticación, potencia y atractivo para el conductor, y ese es exactamente el mensaje que hemos intentado transmitir con el diseño del vehículo».

Un gran diseño comienza con la base adecuada, y el S60 está construido sobre la plataforma SPA (arquitectura escalable de productos) de Volvo Cars, en la que también se basan los modelos XC60, S90, V90 y XC90. Esta plataforma se ha creado en estrecha colaboración entre los departamentos de diseño e ingeniería de Volvo Cars. Y, como señala Robin, esto no siempre ocurre en las empresas de automóviles. «A menudo, los diseñadores se ven obligados a trabajar con plataformas que no optimizan el diseño. Por muchas vueltas que se den, con la pérdida de tiempo que ello implica, el resultado siempre se verá comprometido. Se notará que es un vehículo inconexo. Por eso la plataforma es esencial para lograr un buen diseño».

Por lo que respecta al diseño del S60, Robin explica que la distancia entre el montante del parabrisas y

el centro de la rueda delantera es un factor clave: «Hemos alejado aún más la rueda delantera del parabrisas. Así se obtiene un capó largo que aporta auténtica musculosidad y potencia al diseño. También hay «músculos» sobre las ruedas delanteras y traseras que añaden fuerza y contribuyen a lograr la presencia adecuada.

 

La presencia es crucial para todos los vehículos, señala Robin, pero más aún para los que tienen un carácter dinámico. Y el S60 sin duda lo tiene. Es un vehículo tan bajo que casi toca el asfalto, dejando aún más claras sus pretensiones de rendimiento.

El frontal del vehículo es profundo y «alargado hacia delante», y el capó tiene un discreto pero pronunciado abombamiento: dos rasgos que dan ideas sobre su rendimiento. Según Robin, las «caderas» curvadas sobre las ruedas traseras son otra expresión de la complexión atlética del vehículo.

La parte delantera del S60 obedece claramente al nuevo lenguaje de diseño de Volvo Cars. «Es inconfundible», señala Robin. «Se ha convertido en la imagen de Volvo Cars. Pero es más baja en el S60, más dinámica». Las luces en forma de T de los faros son otra característica de los vehículos Volvo contemporáneos, y en el S60 se prolongan más allá de la parte principal del faro, con lo que realzan el dinamismo y la anchura del vehículo.

En la parte trasera, el borde del maletero tiene un saliente distintivo. «Destaca su aspecto atlético y mejora la aerodinámica», explica Robin. «Fíjate en la ausencia de detalles metálicos, como los cromados, en el tubo de escape. Por lo que respecta a los embellecedores, menos es más para Volvo Cars».

Según Robin, la sobriedad y elegancia del diseño escandinavo moderno combinadas con un toque dinámico confieren al S60 su carácter único. «La tensión es potente, pero el diseño minimalista. Algunos vehículos de la competencia tienen superficies recargadas y complicadas. Las nuestras son sencillas y esculturales. Es la pureza del diseño escandinavo, y Volvo Cars le concede mucha importancia».