El XC90 presenta… la sensación de control

Maria Björler es directora de producto de Sistemas avanzados de asistencia al conductor de Volvo Cars. Cuando no está desarrollando nuevas tecnologías, como la Alerta de firme deslizante, se entrena para participar en competiciones de triatlón y Swimrun. Esta es su historia.

ENTREVISTAS: IAN DICKSON | FOTOGRAFÍAS: JOHAN WEDENSTRÖM

Maria Björler tiene miedo a las aguas abiertas desde que era pequeña, algo que parece sorprendente en una atleta de triatlón. “La primera vez que me metí en el mar para nadar estaba aterrada”, confiesa Maria, directora de producto de Sistemas avanzados de asistencia al conductor de Volvo Cars. “Estaba convencida de que iba a morir. Nadé 100 metros y pensé que era lo más duro que había hecho en mi vida”.

Para combatir su miedo, Maria ha tenido que entrenarse tanto física como mentalmente. Aunque en algunos momentos todavía siente que la ansiedad empieza a jugar en su contra, dice que ahora tiene la mentalidad apropiada para vencerla. “Me da la fuerza para continuar”, explica. “Supongo que la sensación de que necesito ponerme a salvo está en mi ADN. Mi padre trabajaba en seguridad en Volvo Cars y, cuando yo era pequeña, no movía el coche ni un milímetro mientras no tuviéramos todos puesto el cinturón de seguridad”.

El viaje de Maria hasta su primer triatlón —medio Ironman en Dinamarca el año pasado— ha sido largo y difícil. Para nadar dos kilómetros en aguas abiertas, hacer 90 km en bicicleta y correr durante 21 km, hay que entrenar mucho. También hay que tener una determinación casi infinita y la capacidad de superar la angustia que puede invadir a cualquiera que se enfrente a un esfuerzo semejante.

“Hay mucha gente en el agua y es muy fácil asustarse”, explica Maria. “Es claustrofóbico, hay brazos y piernas por todas partes y se reciben muchos golpes y patadas. Es una situación de riesgo y necesitaba aumentar mi confianza para sentirme segura en ese ambiente”.

Maria comenzó competir en 2014 participando en campeonatos de Swimrun, un deporte que nació en Suecia a principios de los 90. Es una carrera en la que se alterna entre nadar en aguas abiertas y correr campo a través. A diferencia de otras disciplinas similares, en una carrera de Swimrun los participantes no pueden cambiarse de ropa entre etapas. Esto quiere decir que tienen que correr en traje de baño, con gafas y gorro de natación, e incluso nadar con las zapatillas de correr, lo que la convierte en una la carrera especialmente complicada.

“Nadar en aguas abiertas es muy diferente de nadar en una piscina”, señala Maria mientras fija la vista en el lago Västra Nedsjön, a media hora hacia el oeste de Gotemburgo por carretera. “El agua es oscuras y está fría y encrespada. Pero cuando lo consigues, la sensación es increíble. Sientes que puedes hacer cualquier cosa. Estoy verdaderamente feliz de haber superado ese miedo”.

Bañista en un lago

Para Maria, ponerse el traje de neopreno es como ponerse un “escudo”. Quizá por su experiencia en Volvo Cars, la seguridad es algo que siempre tiene en cuenta al entrenar o competir. Cuando nada sola, por ejemplo, siempre lleva una boya de seguridad.

“Mi padre está muy orgulloso del trabajo que realizo en Volvo Cars”, comenta Maria. “Cuando él trabajaba en la empresa, estaba involucrado en la seguridad pasiva, la que te protege en caso de accidente. Ahora yo estoy trabajando en el desarrollo de tecnologías de la siguiente generación que ayudan a evitar los accidentes. En el trabajo, tengo una mentalidad parecida a cuando nado. No hay ningún desafío o problema insuperable. Siempre hay una solución”. Siempre hay una solución”.

Una de las tecnologías que más entusiasman a Maria es la de la Seguridad conectada y sus funciones en la nube: la Alerta de firme deslizante y la Alerta de luces de emergencia. Disponible para los clientes de los mercados europeos, ambas funciones permiten a los vehículos “hablar” entre sí en tiempo real, a través de la nube, para avisar a sus conductores de los peligros que podrían encontrar más adelante.

“Creo que en Suecia somos únicos cuando se trata de pensar en la seguridad”, opina. “Supongo que tiene mucho que ver con nuestro comportamiento social: nos gusta cuidar de las personas”.

Y dicho esto, Maria se levanta, contempla la vasta extensión del lago, se ajusta las gafas de natación y empieza a entrar en el agua con cuidado y seguridad.

Volante del Volvo XC90

Seguridad conectada

Nuestra tecnología de Seguridad conectada utiliza la conectividad para compartir a través de la nube datos de seguridad en tiempo real con las autoridades y con otros vehículos para que los viajes sean más seguros para todos.

La Alerta de firme deslizante detecta la presencia de placas resbaladizas y comparte la información sobre los posibles peligros y su ubicación con los vehículos conectados y los responsables del mantenimiento de carreteras.

La Alerta de luces de emergencia utiliza tecnología basada en la nube para avisar al conductor en caso de que en la misma zona haya otro vehículo con las luces de emergencia activadas, ayudándole a anticipar los posibles peligros y adaptar la velocidad o la forma de conducir si es necesario.

La Seguridad conectada está actualmente disponible en Suecia y Noruega y se implantará en otros países de Europa a lo largo de 2019.