La fábrica de Volvo Cars en Daqing funciona con electricidad 100% neutra para el clima

Volver
Noticias
Fecha: 12:00 AM, March 29 2021
Volvo fábrica de montaje

La fábrica de Volvo Cars en Daqing, China, ya funciona con electricidad 100% neutra para el clima y sigue los pasos de Chengdu —la otra fábrica de la empresa en ese país— que consiguió ese mismo hito el año pasado.
 
Con la incorporación de Daqing, la red de fabricación mundial de Volvo Cars funciona ahora casi al 90% con electricidad neutra para el clima, un importante paso para conseguir el objetivo de neutralidad climática de todas las operaciones de fabricación de la empresa en el año 2025.
 
En el futuro, la fábrica de Daqing, situada en la provincia de Heilongjiang, funcionará con electricidad a partir de biomasa (83%) y energía eólica (17%), que, según los cálculos, reducirán las emisiones anuales de CO2 de la fábrica en 34.000 toneladas aproximadamente.
 
En concreto, las centrales eléctricas de biomasa que suministran a la fábrica de Daqing utilizan residuos agrícolas y forestales de origen local y sostenible.
 
«Para Volvo Cars, la sostenibilidad es tan importante como la seguridad», señala Javier Varela, Vicepresidente primero de operaciones industriales y calidad. «Para lograr nuestros ambiciosos objetivos ambientales, es fundamental solucionar las emisiones de nuestra red de fabricación y estoy muy satisfecho de que Daqing funcione ya con electricidad 100% neutra para el clima».
 
Aparte del hito de Daqing, Volvo Cars ha avanzado en la reducción de las emisiones de todas sus fábricas en China. En los últimos meses ha mantenido estrechos contactos con sus proveedores locales para animarles a hacer lo mismo y a cambiar a energía 100% neutra para el clima. Hasta ahora la respuesta ha sido muy positiva.
 
Para lograr su objetivo de que, para el año 2025, las operaciones de fabricación no tengan impacto sobre el clima, Volvo Cars necesita acceso a electricidad y calefacción neutras para el clima. Conseguir este objetivo obliga a la compañía a encontrar socios en los gobiernos y en las empresas que apoyen el desarrollo de alternativas sostenibles.

«Solo podemos conseguir nuestros objetivos de acción por el clima trabajando con nuestros proveedores», dice Javier Varela. «Nos alienta el apoyo que hemos recibido hasta ahora en China y queremos ser un referente en materia de sostenibilidad para el sector».

El objetivo de neutralidad climática de las fábricas de Volvo Cars forma parte del plan de la empresa a favor del clima, uno de los más ambiciosos del sector de la automoción. El elemento clave del plan es el objetivo de Volvo Cars de convertirse, antes de 2030, en un fabricante de vehículos exclusivamente eléctricos.
 
Sin embargo, este plan no se limita al objetivo de reducir las emisiones de escape mediante la electrificación, sino que también se ocupa de las emisiones de carbono de las operaciones generales de la empresa y su cadena de suministro, así como del reciclaje y reutilización de los materiales.
 
A corto plazo, con esta y otras medidas queremos reducir la huella de carbono del ciclo de vida útil de todos nuestros vehículos en un 40% entre 2018 y 2025. Para 2040, Volvo Cars quiere ser una empresa sin impacto sobre el clima.