Control de velocidad constante adaptativo

Control de velocidad constante adaptativo* - funcionamiento

Actualizado 7/23/2018

El control de velocidad constante adaptativo (ACC – Adaptive Cruise Control) ayuda al conductor a mantener una distancia de seguridad con el vehículo que circula delante. Consta de un control de velocidad que interactúa con un regulador de la distancia.

Vista general de la función

Vista general de la funciónNOTA: La figura es esquemática. Los detalles pueden variar según el modelo de automóvil..

Vista general de la función

NOTA: La figura es esquemática. Los detalles pueden variar según el modelo de automóvil.

.

Luz de advertencia, el conductor debe frenar

Advertencia

El control de velocidad constante adaptativo no es un sistema previsto para evitar una colisión. El conductor debe intervenir si el sistema no detecta el vehículo delante.

El control de velocidad constante adaptativo no detecta personas o animales ni tampoco pequeños vehículos como bicicletas y ciclomotores. Tampoco vehículos y objetos parados, lentos o que circulan en sentido contrario.

No utilice el control de velocidad constante adaptativo en situaciones como tráfico urbano, embotellamientos, cruces, calzadas resbaladizas, mucha agua y nieve en la calzada, lluvia y nevada intensa, mala visibilidad, carreteras sinuosas o entradas y salidas de autopista.

La distancia de seguridad se registra con un sensor de radar. El control de velocidad constante regula la velocidad con aceleraciones y frenadas. Es normal que los frenos emitan un ligero ruido cuando son utilizados por el programador de velocidad adaptativo.

Advertencia

El pedal del freno se mueve cuando frena el programador de velocidad. No descanse el pie debajo del pedal de freno, ya que podría ser aprisionado.

El control de velocidad constante adaptativo trata de mantener la distancia de seguridad con vehículos que circulan en el mismo carril según el intervalo de tiempo programado por el conductor. Si el sensor de radar no detecta ningún vehículo que circula delante, el automóvil mantendrá la velocidad programada en el control de velocidad constante. Lo mismo sucede si la velocidad del vehículo de delante es superior a la programada en el control de velocidad constante.

El control adaptativo de velocidad constante trata de regular la velocidad de manera suave. En situaciones que requieran un frenado rápido, deberá frenar el conductor. Nos referimos a situaciones en que la diferencia de velocidad es muy grande o cuando el automóvil que circula por delante frena con fuerza. Debido a las limitaciones del sensor-radar, el frenado puede producirse de manera imprevista o no tener lugar.

El control de velocidad constante adaptativo puede activarse para regular la distancia de seguridad a velocidades desde 30 km/hLa asistencia en embotellamientos (automóviles con caja de cambios automática) funciona en el intervalo 0-200 km/h. hasta 200 km/h. Si la velocidad baja por debajo de 30 km/h o el régimen de motor disminuye demasiado, el control de velocidad constante se pone en modo de espera y el vehículo deja de frenar de manera automática. El conductor debe mantener él mismo la distancia de seguridad.

Luz de advertencia, el conductor debe frenar

El control de velocidad constante adaptativo tiene una capacidad de frenado equivalente a más del 40 % de la fuerza de frenado del automóvil.

Si es necesario frenar el automóvil con mayor fuerza de la que es capaz de hacerlo el control de velocidad constante y el conductor no frena, el sistema utilizará la luz y el sonido de advertencia del aviso de colisión para avisar al conductor de que debe actuar inmediatamente.

Nota

El testigo puede resultar difícil de divisar bajo una luz de sol intensa o con el uso de gafas de sol.

Advertencia

El programador de velocidad avisa únicamente de vehículos detectados por el sensor de radar. Ello puede hacer que la advertencia no se produzca o lo haga con cierto retraso. No espere ninguna advertencia para frenar cuando sea necesario.

Carreteras empinadas y/o mucha carga

Tenga en cuenta que el control de velocidad constante adaptativo está previsto ante todo para utilizarse en calzadas llanas. Puede tener dificultades para mantener una distancia de seguridad correcta al circular cuesta abajo por carreteras empinadas si el automóvil va muy cargado o lleva remolque. En estas situaciones, manténgase especialmente atento y preparado para frenar.


¿Ha sido de ayuda?