Cuidados

Daños de pintura

Actualizado 7/23/2018

La pintura es un componente importante de la protección contra la corrosión del vehículo, por lo que debe controlarse periódicamente. Los daños más frecuentes consisten en picaduras de gravilla, arañazos y marcas en los bordes de los guardabarros, las puertas y los parachoques.

Retoques de pequeños daños en la pintura

Para evitar la aparición de óxido, los daños en la pintura deben repararse inmediatamente.

Material que puede ser necesario

  • Pintura de fondo (imprimación)

    Posiblemente.

    - por ejemplo, para parachoques revestidos de plástico hay una imprimación de adherencia especial en aerosol
  • aparejo y pintura de acabado - en aerosoles o en forma de rotuladores de retoque

    Siga las instrucciones del envase del rotulador de retoque.

    .
  • Cinta adhesiva.
  • tela esmeril fina

    Posiblemente.

    .

Código de color

La etiqueta con el código de color está situada en el montante de la puerta del vehículo, quedando visible al abrir la puerta trasera derecha.

Código de color exterior
Código de color exterior secundario

Es importante utilizar el color correcto. Para la ubicación de la placa de producto, véase Designaciones de tipo.

Retocar pequeños daños en la pintura como picaduras y arañazos

Antes de comenzar los trabajos, el automóvil debe estar limpio y seco y a una temperatura por encima de 15 °C.

Fije un trozo de cinta de enmascarar sobre la superficie dañada. A continuación, quite la cinta para extraer los restos de pintura.

Si el daño afecta a una superficie mecánica (chapa), conviene utilizar una pintura de fondo (imprimador). En caso de daños en una superficie de plástico, debe utilizarse un imprimador de adhesión para obtener mejores resultados. Rocíe pintura en el tapón del aerosol y aplique con un pincel.

Antes de pintar, puede ser necesario (por ejemplo, si hay bordes desiguales) lijar puntualmente de forma ligera con un material esmeril muy fino. La superficie se limpia detenidamente y se deja secar.

Remueva bien la pintura de fondo (imprimación) y aplíquela utilizando un pincel fino, una cerilla, etc. Termine con el aparejo y la pintura de acabado tras secarse la imprimación.

En caso de arañazos, proceda de la misma manera, pero delimite la zona dañada con cinta de enmascarar para proteger la pintura que no está dañada.

Nota

Si las picaduras de gravilla no han alcanzado la superficie de metal (chapa) y todavía hay intacta una capa de pintura, rellene con pintura de base y pintura incolora justo después de limpiar la superficie.


¿Ha sido de ayuda?