Recomendaciones para conducir

Circulación por agua

Actualizado 7/23/2018

La circulación por agua supone que el automóvil circula a través de un volumen de agua de cierta profundidad sobre una calzada cubierta de agua. La circulación por agua debe realizarse con gran precaución.

El vehículo puede circular en agua a una profundidad máxima de 45 cm (17,7") y como máximo a velocidad de marcha pedestre. Proceda con especial cuidado al pasar por una corriente de agua.

Al circular por agua, mantenga una velocidad reducida y no pare el automóvil. Tras haber salido del agua, pise ligeramente el pedal de freno para comprobar si los frenos funcionan con plena capacidad. El agua y, por ejemplo, el barro, pueden mojar los forros de freno, lo que da como resultado un retraso de la actuación de los frenos.

  • Después de conducir por agua y barro, limpie las conexiones del calefactor del motor y del remolque.
  • No deje que el automóvil permanezca mucho tiempo con agua por encima de los umbrales de las puertas, ya que esta situación puede provocar fallos eléctricos en el vehículo.

Importante

  • El motor puede averiarse si el agua penetra en el filtro de aire.
  • Si el agua penetra en la transmisión se reducirá la capacidad lubricante de los aceites, lo que acortará la vida útil de estos sistemas.
  • La garantía no cubre daños de componentes como el motor, la caja de cambios, el turbocompresor, el diferencial o sus elementos internos ocasionados por inundaciones, bloqueo hidrostático o falta de aceite.
  • Si se para el motor en el agua, no intente arrancarlo de nuevo. Sáquelo del agua remolcándolo y llévelo a un taller. Se recomienda un taller autorizado Volvo. Riesgo de avería del motor.

¿Ha sido de ayuda?