Recomendaciones para conducir

Circulación por agua

Actualizado 7/9/2020

Circulación por agua

La circulación por agua supone que el automóvil circula a través de un volumen de agua de cierta profundidad sobre una calzada cubierta de agua. La circulación por agua debe realizarse con gran precaución.

Observe lo siguiente para impedir daños en el vehículo al circular por agua (por ejemplo, carreteras inundadas):

  • El nivel de agua no debe superar el suelo del vehículo. Si es posible, compruebe la profundidad en la parte más honda antes de empezar a circular por el agua. Proceda con especial cuidado al pasar por una corriente de agua.
  • Seleccione siempre la posición de cambio Off Road antes de circular por agua para garantizar la operación del motor de combustión.
  • No vaya a más de la velocidad de marcha humana.
  • No detenga el vehículo en el agua. Avance o retroceda con cuidado para salir del agua.
  • Piense que el tráfico en sentido contrario puede generar olas que superen el nivel del suelo del vehículo.
  • Evite circular por agua salada (riesgo de corrosión).

Importante

Algunos componentes (por ejemplo, el motor, la caja de cambios, la transmisión o los componentes eléctricos) pueden dañarse al circular por agua a un nivel por encima del suelo del vehículo. La garantía no cubre daños de componentes causados por inundación, bloqueo hidrostático o falta de aceite.

Si el motor se cala al circular por agua, no intente volver a arrancarlo. Llame en lugar de ello a una grúa y lleve el vehículo sobre la plataforma de la grúa a un taller. Se recomiendan los servicios de un taller autorizado Volvo.

Tras haber salido del agua, pise ligeramente el pedal de freno para comprobar si los frenos funcionan con plena capacidad. El agua y, por ejemplo, el barro, pueden mojar los forros de freno, lo que da como resultado un retraso de la actuación de los frenos.

Después de conducir por agua y barro, limpie la conexión del remolque.


¿Ha sido de ayuda?