Eventos

Diseñando un barco mediante innovación

Eficaz, innovador y determinado, el Volvo Ocean Race 65 se diseñó pensando en su tripulación, pero se construyó con una finalidad muy clara: competir.

 

Protección de lo importante

La embarcación Volvo Ocean Race 65 es un ejercicio de ingeniera y diseño de embarcaciones que garantiza el éxito —y la supervivencia— de su tripulación. Construido según «un único diseño», utilizando un único conjunto de especificaciones, cada embarcación es una expresión de auténtica artesanía, pero repleta de innovación tecnológica. Es adecuado para su fin, perfecto para el océano. Con estas premisas en mente es como se fabrica un barco. 

Marcello Persico, cuya empresa, Persico Marine, participa en el consorcio que construye el Volvo Ocean Race 65, ve un claro paralelismo entre estas embarcaciones y los últimos vehículos de Volvo. «Volvo Cars construye productos innovadores e intuitivos en los que la seguridad de las personas es lo primero», comenta. «Estos valores también están presentes en los barcos de regata Volvo Ocean 65. Mi trabajo consiste en contratar a los mejores ingenieros y constructores de barcos para crear embarcaciones que deleiten y protejan a los regatistas, al igual que los clientes de Volvo confían en las personas que construyen sus vehículos».

Proteger a las personas es el lema de Volvo Cars y, sin duda, también el del Volvo Ocean Race 65. Los barcos son tan sólidos y resistentes que continúan en activo tras dos regatas maratón: la anterior de 2014-2015 y la actual de 2017-2018. La tecnología de los barcos tiene mucho que ver con ello.

Los cascos de los barcos de fibra de carbono, son lo suficientemente sólidos para resistir las envestidas de los océanos más embravecidos, y lo suficientemente ligeros para permitir que sean extremadamente veloces. Hay ocho mamparos, que refuerzan la resistencia estructural, con la arboladura construida en fibra de carbono y las velas fabricadas mediante una avanzada tecnología de moldeado 3Di. Elegir los materiales adecuados para el trabajo es tan importante en un barco de regatas como en un automóvil de Volvo.

 

Diseñado para responder

La innovación técnica incluye un sofisticado equipo de comunicaciones para garantizar la seguridad de la tripulación. Los organizadores pueden seguir la posición exacta de la embarcación y las condiciones de navegación. Las tecnologías de vídeo, satélite y comunicaciones a bordo de cada barco permiten al público seguir a todos los competidores, en todas y cada una de las olas. Cada embarcación lleva instaladas cinco cámaras HD y dos micrófonos a bordo. Las cámaras incluyen función de cámara lenta, visión nocturna y objetivos gran angular. 

Cada barco también cuenta con un motor Volvo Penta D2-75. El generador diésel de a bordo genera electricidad para todos los equipos de comunicaciones, ordenadores, luces y calefacción, además de servir como fuente de energía de emergencia. Los motores deben ser capaces de resistir movimientos muy rápidos y violentos cuando el barco esté a merced de las tormentas. Estos motores son muy apreciados por la comunidad internacional de vela debido a que son muy potentes, silenciosos y ecológicos. 

La embarcación Volvo Ocean Race se ha construido para responder bajo las condiciones más extremas. Y, al igual que ocurre con el cuidado diseño del interior de todos los vehículos Volvo, los camarotes y la cubierta del Volvo Ocean Race 65 se han diseñado pensando en su tripulación.

 

Los regatistas siempre tienen en mente su seguridad personal, por lo que la tripulación está siempre atada a la cubierta cuando están fuera. En el gélido clima del Océano Austral, los regatistas se mantienen calientes gracias a unos trajes térmicos de un diseño especial que requieren aproximadamente media hora para ponérselos o quitárselos. Bajo cubierta, los regatistas duermen en turnos de cuatro horas, asegurados en estrechas literas, con los pies en ángulo hacia proa para que los impactos de las grandes olas sean absorbidos por las rodillas y no por el cuello.
La minuciosidad y atención al detalle que se requieren para crear una embarcación que pueda soportar tal castigo son considerables, y se necesita la increíble cifra de 36.000 horas-hombre durante siete meses para construir una.

Mirar hacia el futuro es fundamental para las tripulaciones que participan en la Volvo Ocean Race, y para el futuro de la regata. En la siguiente edición de 2019-20 se utilizará un nuevo diseño de embarcación que será construido en exclusiva por Persico Marine. Gracias a los conocimientos adquiridos con la embarcación actual y al uso de los últimos avances tecnológicos, se construirá con la intención de proteger a su tripulación, teniendo siempre en cuenta la seguridad y el impacto medioambiental. Al igual que la próxima generación de vehículos Volvo, será un nuevo capítulo de una historia que ya ha escrito su éxito.

 

Deja que la aventura comience

Conoce todo sobre la versión exclusiva basada en la regata más extrema. Nuestro modelo V90 Cross Country Volvo Ocean Race.

 

Descubre el V90 Cross Country Volvo Ocean Race