Diseño

El XC90 presenta… el diseño sostenible

Brandon Clifford dirige el estudio de arquitectura Matter Design e imparte clases en la Escuela de Arquitectura del MIT. Como parte de una serie acerca de la innovación sostenible, fuimos a visitarle a Boston en un XC90 para conocer sus opiniones sobre cómo los arquitectos del futuro aprenderían de los constructores del pasado.

ENTREVISTA: IAN DICKSON | FOTOGRAFÍAS: ANDREW SHAYLOR

“The Cannibal’s Cookbook”, un libro sobre técnicas de la Edad de Piedra aplicadas a la arquitectura moderna

Tu trabajo se basa en buena parte en el pasado, ¿por qué?

“La investigación en la que estoy trabajando en el MIT [Instituto Tecnológico de Massachusetts] extrae conocimientos del pasado para transformar nuestro futuro. Por ejemplo, estudiamos las ideas de la Edad de Piedra para saber si hay una forma mejor de construir que hayamos olvidado. Creo que el futuro de la arquitectura se parece mucho al pasado. Las ideas sobre sostenibilidad se están viendo sofocadas por la supuesta obligación de hacer las cosas más ligeras, más finas y, consecuentemente, más temporales, pero la historia nos dice que el pensamiento sostenible también puede ser muy pesado”.

¿Cómo se manifiesta esto en el diseño cotidiano?

“Actualmente no reciclamos nuestros materiales de construcción. Alrededor del 99 por ciento de los escombros resultantes de una demolición están compuestos de hormigón, piedra o ladrillo, pero no tenemos forma de devolverlos al entorno de construcción. En su lugar, los llevamos al vertedero. Por cada bolsa de basura que tú tiras cada mes, el sector de la construcción contribuye con otras dos en tu nombre. En el pasado, todas las civilizaciones habían encontrado una forma de reciclar sus materiales de construcción. La Basílica de San Pedro en Roma se construyó reutilizando materiales del Coliseo”.

Recientemente has escrito un libro de arquitectura llamado “The Cannibal’s Cookbook”. Háblanos de él.

“Bueno, pues Roma es solo un ejemplo más de reutilización de los escombros para respaldar los continuos cambios que requiere una ciudad. Como grupo de investigación, lo que hemos estado haciendo es estudiar esos momentos del pasado en los que había una metodología inteligente de reutilización. Hemos recogido estas recetas, las hemos resumido en este ‘libro de cocina’ y las hemos ofrecido al mundo diciendo para mostrar una forma de reciclar los escombros”.

¿Y funciona realmente?

“Nosotros lo demostramos construyendo uno de nuestros propios proyectos con este método. Lo construimos con piedra y hormigón previamente descartados que estaban destinados al vertedero. Los escaneamos digitalmente, les aplicamos los algoritmos que habíamos copiado —literalmente— de la arquitectura en piedra de los Incas y creamos un nuevo edificio con estos conocimientos. Es una forma de pensamiento antigua y alternativa, pero creo que también es sostenible e inteligente. Es el futuro de la arquitectura aunque es idéntica a la del pasado”.

¿Cómo crees que evolucionará el papel del arquitecto?

“Ahora no reconoceríamos a un arquitecto en una obra de la Edad Media. Entonces tenían maestros de obras. Los arquitectos de hoy en día se encargan de representar los objetivos arquitectónicos. Dibujan planos para indicar a los contratistas cómo quieren que sea el edificio, pero no tienen control sobre cómo se hace. Eso está en manos del constructor. Pero no siempre ha sido así en arquitectura. Nuestro pasado está lleno de momentos en que estas dos figuras eran una sola. Y tenemos piezas de arquitectura particularmente interesantes de aquellos momentos en los que quienes pensaban y quienes hacían eran los mismos.

“Pensemos en las catedrales góticas, por ejemplo. Los albañiles que las construían gozaban de cierta autonomía para trabajar en su oficio. Cada columna es única porque está hecha por distintos artesanos. Una de las cosas que están ocurriendo ahora en la producción digital es que la relación entre cómo se diseñan las cosas y cómo se construyen se está transformando de manera increíble. En este momento, ser arquitecto es apasionante. Para Matter Design, estamos mirando al pasado para que nos ayude a planificar un futuro más inteligente”.

El nuevo Volvo XC90, disponible ahora con paneles decorativos Dark Driftwood, Iron Ore y Black Walnut en el interior. Esta es nuestra idea del lujo sueco moderno y sostenible.