Estilo de vida

Un coche para viajar

Se tarda menos de dos horas en llegar de San Francisco a Los Angeles en avión, pero hemos preferido viajar en coche a bordo de un Volvo XC90, el vehículo perfecto para disfrutar del lujo de viajar.

 

TEXTO DE IAN DICKSON. FOTOGRAFÍA DE SAM CHRISTMAS

Nos ponemos en marcha y conducimos por las icónicas calles de San Francisco a bordo del XC90, el SUV Premium para la ciudad de Volvo Cars

 

Un tiempo bien invertido

Tras cerrar la puerta del mejor coche para viajar, el Volvo XC90, el ajetreado y bullicioso San Francisco se difumina inmediatamente en un segundo plano. Este es mi santuario, un lugar de relajada reclusión que contrasta con la energía y la intensidad de la ciudad.

Voy a viajar hacia el sur, hasta Los Ángeles, donde el destino y la hora de llegada no son tan importantes como el viaje en sí. No tengo prisa. Quiero disfrutar del viaje. Descubrir nuevos lugares. Recrearme en el placer de conducir. Disfrutar de dedicar mi tiempo a hacer algo bien y, por un momento, abstraerme de un mundo que parece vivir a la velocidad de la luz. 

San Francisco es todo un desafío para la conducción, con cuestas muy inclinadas y un intrincado sistema de calles de un solo sentido que se cruzan. La innovadora tecnología del XC90 es de agradecer. El sistema City Safety puede detectar vehículos, peatones o ciclistas y evitar una posible colisión. Y la cámara de 360° me ofrece una vista de pájaro del vehículo que me ayuda a maniobrar en los espacios difíciles.

Antes de salir de la ciudad, me desvío hacia la cima de Twin Peaks, el punto más alto de la ciudad y un mirador ideal para verla despertar. El amanecer es el mejor momento para explorar una ciudad. La luz de la mañana te ayuda a adentrarte en el día y parece como si encontraras tu lugar.

Desde Twin Peaks tomo fácilmente la Autopista 1, la famosa ruta que recorre la costa californiana. Las indicaciones del sistema de navegación por satélite aparecen con claridad en la pantalla proyectada para facilitarme el viaje. En algunas guías pone que este viaje puede hacerse fácilmente en un día, pero no tengo ninguna prisa. 

Nuestra primera parada para dormir es en Half Moon Bay, en el Ritz-Carlton, donde desde una cuidada terraza observo una espectacular puesta de sol en el Océano Pacífico. 

 

Momentos mágicos intensificados por el XC90

Al avanzar hacia el sur, el paisaje adquiere todavía más magia a bordo del mejor coche para hacer muchos kilómetros. La carretera discurre ahora junto al mar, ofreciéndonos una vista panorámica durante muchos kilómetros, con un paisaje de acantilados, olas y recónditas calas de arena blanca. Cada giro de la carretera revela otra espectacular vista e interrumpimos el viaje hacia Big Sur con paradas frecuentes para disfrutar de las vistas. 

Con mi compañero de viaje explorando la aplicación integrada de Wikipedia, continuamos hacia el sur buscando los lugares más emblemáticos y las vistas más famosas de esta zona.

Cuando la ruta va cambiando de cerradas curvas similares a las de una montaña rusa que serpentea por los acantilados hacia carreteras que discurren fácilmente por el paisaje, aprovechamos la oportunidad para disfrutar de la vista desde el lujo que nos brinda nuestro habitáculo infundido de luz natural.

Tras hacer noche en el pequeño y encantador pueblecito de Avila Beach, muy cerca de la peculiar ciudad universitaria de San Luis Obispo, los efectos de un desprendimiento de tierras nos forzaron a cambiar de planes. Dejamos atrás la costa y nos dirigimos al interior para tomar una autopista interestatal que nos llevará directamente a Los Ángeles. Activo el sistema Pilot Assist y dejo que el coche me ayude con la conducción* mientras elijo un tema sobre LA en Spotify. 

 

Diseñado para impresionarte y recompensarte

Con tantas autopistas que conectan la inmensa área metropolitana de Los Ángeles, esta ciudad se ha proclamado muchas veces como la capital automovilística del mundo. Y no hay forma mejor de recorrer su red de autopistas urbanas y bulevares que en el XC90, el SUV Premium urbano de la gama XC de Volvo Cars.

Los atascos son inevitables, pero al tratarse de coches cómodos para viajar me brindan la oportunidad de consultar la aplicación Yelp integrada en el XC90 para buscar algún lugar recomendado para cenar. Tomar una actitud californiana tiene algo de relajante: el brazo en la ventanilla tostándose con el sol, tu música favorita en el sistema de sonido Bowers & Wilkins.

Tras varias horas de conducción por autopista, el XC90 demuestra su valía en un viaje tan largo. Aparcado a las puertas de un elegante hotel boutique, la pintura reluce con el brillante sol californiano. Al bajar del coche, me siento tan fresco como cuando inicié el viaje.  

Ahora que mi tiempo junto al XC90 se aproxima a su fin, reflexiono sobre el viaje que hemos hecho juntos. Actualmente existe una tendencia hacia la comida lenta y la moda de la lentitud. Tomarse tiempo para hacer bien las cosas, para apreciar al máximo los pequeños lujos de la vida. Sería extraño describir nuestro viaje como lento cuando he conducido un vehículo tan potente como el XC90, pero como lugar para relajarse y disfrutar del viaje, no tiene igual. 

* La tecnología Pilot Assist de Volvo Cars ayuda al conductor en las autopistas de acceso limitado ayudándole a mantener una determinada velocidad o distancia con el vehículo que circula delante. Pilot Assist también realiza suaves correcciones de la dirección para ayudarte a mantenerte dentro de las marcas de carril de la calzada. Como conductor, siempre serás responsable del vehículo.