Ciudad

Detrás del objetivo: el XC40 en Oslo

El práctico e inteligente XC40 es instrumento y protagonista cuando nos reunimos con el fotógrafo Sam Christmas para una sesión de fotos en Oslo.

FOTOS: BRUCE HORAK Y SAM CHRISTMAS

Mucho espacio para el equipo de fotografía en el Volvo XC40

El espacio es algo que no suele sobrarle al fotógrafo Sam Christmas. Para empezar, mide 1,93 metros, por lo que no le resulta fácil entrar en algunos vehículos. En su trabajo como fotógrafo para marcas como Barbour, Edwin Jeans y GQ, necesita llevar gran cantidad de material voluminoso y de formas raras. No solo cámaras: baterías, maletas, flashes, focos, y trípodes forman parte del equipaje del fotógrafo. Todo esto y más está ya a bordo cuando nos encontramos con Sam y su ayudante Bruce Horak en Oslo para fotografiar el nuevo XC40.

Afortunadamente, el XC40 ofrece mucho espacio —y versatilidad— en un volumen relativamente compacto. Menos mal que todo el equipo de Sam cabe sin problemas, porque nuestra primera parada es Krypton film, un estudio de cine y fotografía en el barrio de Torshov, donde recogemos aún más material de iluminación y cámaras. La gran abertura del portón trasero y el espacio de carga plano del XC40 vienen muy bien para que Bruce introduzca cajas y bolsas en el vehículo. Cargar y descargar el vehículo es aún más fácil gracias al portón trasero eléctrico que se abre y cierra sin manos. Podemos abrirlo o cerrarlo con un botón del mando a distancia, del portón, o del salpicadero, o incluso pasando el pie bajo el paragolpes trasero, lo que resulta perfecto cuando llevas en las manos bultos pesados como el equipo de fotografía.

 

Mientras vamos de un sitio a otro, utilizamos todas las funciones de almacenamiento inteligente que hacen del XC40 un vehículo tan versátil como espacioso. El suelo del maletero plegable es especialmente útil porque puede configurarse de distintas maneras para adaptarse según cambian las necesidades. Para Sam es una forma magnífica de mantener organizado un material de diversas formas y tamaños. «Es realmente útil», dice Sam. «Puedes colocarlo de forma que el material más delicado esté seguro y acceder fácilmente a todo lo demás. Así puedes tener las cosas más grandes separadas de las pequeñas». El suelo del maletero se puede retirar y crear un espacio con la suficiente profundidad para objetos altos y voluminosos.

El espacio de almacenamiento de la parte delantera del habitáculo es igualmente impresionante y Sam destaca los de las puertas delanteras: «Los bolsillos de las puertas delanteras son increíblemente espaciosos», comenta. «Son realmente prácticos porque puedes dejar ahí el portátil cuando entras y sales continuamente del vehículo».

 

Según exploramos Oslo en el XC40, Sam convierte la consola central en una ampliación de su mundo. El gancho desplegable de la guantera es perfecto para colgar con orden las bolsas de útiles de forma que no rueden por el suelo mientras disfrutamos del ágil manejo del vehículo. El amplio compartimento bajo el reposabrazos se convierte en un sitio muy práctico para un gran objetivo con zoom y un par de discos duros; delante de la palanca de cambios hay un espacio donde Sam puede dejar su móvil para que se cargue sin cables al mismo tiempo. El interior del XC40 está muy bien pensado, dice Sam: «Hay un espacio para cada cosa, por lo que sé que puedo encontrar rápidamente lo que busco». Es una ayuda enorme porque, a pesar de la meticulosa planificación de cada foto, Sam es de los que piensan que hay que «estar abierto a las posibilidades que surjan». Con el XC40 puedes permitirte esa espontaneidad.

Según recorremos la ciudad, Sam reflexiona sobre los méritos del XC40: «Es un vehículo del tamaño perfecto para mí, con espacio para todo mi material, pero no tan grande que suponga un problema encontrar sitio donde aparcarlo», añade. «Resulta práctico y divertido a la vez. Me gusta mucho».