Tecnología

Simulador de conducción de Volvo

Los secretos del simulador de Volvo Cars

El mundo virtual se encuentra con el mundo real en el simulador de conducción de Volvo Cars, una máquina que ayuda a nuestros ingenieros a perfeccionar la forma en que cada Volvo responde a las diferentes pruebas.

 

 

POR DAN STEVENS

Los datos recogidos por el simulador de conducción de Volvo Cars apoyan las ya extensas pruebas realizadas en carreteras reales.

 

El simulador de conducción de Volvo Cars es una máquina que ayuda a los expertos a mejorar la conducción de los automóviles y a desempeñar un papel importante en el desarrollo del nuevo Volvo XC60. Esa recreación milimétricamente perfecta de una pista de pruebas o de un tramo de la carretera, ayuda a los ingenieros para que puedan probar nuevos modelos en decenas de diferentes superficies y rutas sin tener que abandonar el edificio de trabajo. Pueden, igualmente, alterar la forma en que se comporta el vehículo usando una computadora para cambiar la suspensión, los neumáticos o la dirección, sin tener que cambiar físicamente los componentes.

Cuando Volvo Cars comenzó su programa de pruebas con simuladores, era sólo el tercer fabricante de automóviles en el mundo que utilizaba una de estas máquinas. Hoy en día, sólo hay un par más de ellos en uso. Uno pertenece al fabricante que acaba de probar el coche eléctrico más rápido del mundo. Todos y cada uno de estos simuladores son muy avanzados y complejos y pueden ser programados para imitar un fragmento exacto de carretera o una completa pista de pruebas. Cada bache, cada inconsistencia en la superficie, cada pequeña cosa de la carretera, se mide con una precisión de hasta 0.2mm.

 

El simulador parece sacado de un rodaje de Star Wars, con la carrocería desmontada, encaramada en la parte superior de la plataforma, lo que le da un aspecto bastante extraño. Te sientas en lo que es, a todos los efectos, una cabina real de un vehículo Volvo (porque es una cabina real de un Volvo). Miras por el parabrisas a una pantalla enorme, envolvente que muestra lo que (teóricamente) está pasando. Es un poco como la cabina de carreras más avanzada del mundo de una PlayStation, pero mucho, mucho más realista.

"Definitivamente es una buena oficina", dice Carl Sandberg, ingeniero en dinámica para los vehículos de Volvo Cars, que trabaja con la plataforma todos los días y que ayudó en su montaje inicial cuando llegó. "No es realmente como un videojuego. Aquí el módulo del vehículo, la física, es mucho más detallada. En realidad queremos entrar en cada componente y modificarlo."

 

"Nos permite hablar a todos el mismo idioma y mejorar la comunicación"

 

STEFAN KARLSSON

LÍDER EN INTEGRACIÓN DE ATRIBUTOS DE DINÁMICAS DE CONDUCCIÓN

El simulador permite a Carl y a sus colegas ver en detalle el comportamiento de un vehículo, cómo se maneja y conduce, y especialmente, cómo pueden cambiar esos detalles para mejorar un comportamiento en concreto.
 
¿De qué manera el simulador ha hecho que los vehículos Volvo que conducimos se hayan convertido en mejores? Desde un punto de vista puramente práctico, reduce el tiempo que se necesita para desarrollar un coche. A medida que los automóviles se complican cada vez más, hay que encontrar un equilibrio entre la necesidad de construir un gran vehículo y conseguirlo. El simulador hace exactamente eso, así que el Volvo que adquieres es lo más desarrollado que puede llegar a ser.

 

 

"Esto significa que todas las personas involucradas en el desarrollo y en las pruebas de los nuevos coches Volvo pueden trabajar en la misma máquina"

 

 

El simulador también permite que una gran cantidad de personas involucradas en el desarrollo y en las pruebas del coche nuevo puedan trabajar en la misma máquina. "Sólo hay un paso de distancia entre las pruebas físicas, los controladores de pruebas y los ingenieros que trabajan en el laboratorio", dice Carl. "Eso nos permite hablar el mismo idioma y mejorar la comunicación entre nuestros grupos". Stefan Karlsson, Líder de Integración de Atributos de Conducción Dinámica de Volvo Cars, está de acuerdo. "Normalmente tendría profesionales con 20 años de experiencia al volante y por otra parte personas con 20 años de experiencia en el mundo de la informática que realmente no podrían intercambiar impresiones", dice Stefan. "Ahora es mucho más fácil porque es el mismo equipo el que trabaja en el simulador y el que maneja los coches."

Todo esto ayuda a que los vehículos Volvo se comporten de una manera más consistente y fiable, porque los mismos resultados pueden repetirse una y otra vez, por lo que es mucho más fácil detectar y tratar los problemas. "Puedes tratar cualquier aspecto en detalle y volver y hacerlo de nuevo", nos dice Stefan. "Puedes rebobinar cinco segundos, y volver a probar el mismo tramo de carretera una vez más. Estamos cerrando esa laguna entre las pruebas objetivas y subjetivas."

"Si estás utilizando un simulador de escritorio, verás un conjunto de resultados a la vez", dice Carl. "Con esta máquina debes considerar todos los elementos del coche, no tienes otra opción que sentir todo al mismo tiempo."

De esta manera el simulador reúne toda la información y la hace accesible a todos los que trabajan en un proyecto específico, pudiendo cambiar cualquier aspecto que deseen. Como resultado, el simulador nos ayuda a hacer que la nueva generación de vehículos Volvo aporte ese equilibrio entre comodidad y manejabilidad.

 

 

Volvo XC60

Volvo utilizó su simulador para desarrollar su nueva generación de modelos. Entre ellos... el nuevo Volvo XC60.

Descubre todo sobre el nuevo Volvo XC60