Diseño

El XC90 presenta… materiales sostenibles

La diseñadora y empresaria Kelly Harris Smith fue pionera en el uso del fieltro de lana en Estados Unidos. Ahora está volcando su atención en inspirar a una nueva generación de creadores sostenibles.

TEXTO: IAN DICKSON | FOTOGRAFÍAS: ANDREW SHAYLOR

Además de ser biodegradable y sostenible, el fieltro de lana es un material de origen natural.

“Enseñamos a los más pequeños para que diseñen grandes cosas”, explica Kelly Harris Smith, diseñadora de productos y fundadora de Minni, un estudio de arte para niños situado en el South End, el distrito creativo de Boston. En este espacio comunitario, los niños participan en clases de arquitectura, diseño de interiores, arte aplicado a la creación de prendas de vestir y juguetes. Incluso hay una clase de diseño de muebles para casas de muñecas.

“Cuando era niña, aunque era una persona muy creativa, solo hacía deporte”, afirma Kelly. “Cuando tenía ocho años, mis padres me regalaron una máquina de coser por Navidad y eso hizo que desde muy pronto me interesara hacer cosas. Pero no fui a clases extraescolares de arte o diseño. Ni siquiera sabía que podría haberme especializado en diseño industrial en la universidad hasta después de graduarme”.

Este es el espíritu que nos ayuda a atraer y entusiasmar a los jóvenes talentos creativos aquí en Minni. Se trata de un espacio en el que niños de 18 meses a 10 años aprenden diseño, pero sobre todo aprenden a desarrollar su pensamiento creativo y a pensar de forma diferente. En un espacio como este, los niños “ejercitan un músculo diferente”, explica Kelly.

Desde su formación en arquitectura y sus primeras experiencias en este campo, Kelly pasó al diseño industrial casi por accidente. “Mientras trabajaba como arquitecta, mantenía un proyecto paralelo que consistía en hacer fundas para portátiles y carcasas de iPod para mis amigos y compañeros. Los hacía de fieltro de lana porque es un material 100% natural, biodegradable y sostenible. En realidad, es uno de los materiales más antiguos que ha hechos el hombre”.

Ligero y duradero, el fieltro de lana es un tejido muy denso realizado con fibras prensadas y compactadas. Kelly comenzó a importarlo desde una fábrica de Alemania porque no encontraba un fieltro de suficiente calidad en Estados Unidos. Ahora lo utiliza para realizar instalaciones a gran escala, como paneles colgantes de separación, alfombras o revestimientos acústicos para las paredes. Son instalaciones sostenibles y, al mismo tiempo, decorativas. “Creo que fue el fieltro lo que realmente me hizo cambiar de actividad”, comenta sobre su transición desde la arquitectura hasta el diseño industrial.

Kelly explica que su planteamiento del diseño se basa en el uso de materiales naturales, sostenibles y reciclables, y que siempre, antes de empezar, lo primero que hace es pensar en la persona que va a utilizar el objeto. “¿Cómo funciona? ¿Cómo es la persona que va a utilizarlo? Estas son las preguntas alrededor de las cuales empiezo a diseñar”.

Hace poco ganó el 2018 NYCxDesign Award por sus otomanas en forma de botón, realizadas con un exclusivo tejido acolchado con un elevado contenido lana; ahora mismo está estudiando con una empresa portuguesa el desarrollo de un nuevo material realizado a partir de restos de lana y corcho. También trabaja en proyectos que reutilizan el cartón. “Se trata de encontrar un nuevo uso a objetos que de otra forma acabarían en la basura”, añade Kelly. “Trato de integrar esta mentalidad en el trabajo que realizamos en Minni. La innovación puede empezar desde muy pequeños”.

El nuevo Volvo XC90 se caracteriza por su tapicería textil de lana. Esta es nuestra idea del lujo sueco moderno y sostenible.